sábado, 15 de junio de 2013

Dinosaurios: Descubre los Gigantes del Mundo Prehistórico!... o Paleontología de la Divulgación Paleontológica

Los invito a acompañarme en un viaje de descubrimiento, un viaje hacia el pasado, que nos permitirá descubrir gigantes, monstruos, y otras maravillosas criaturas que vivieron en nuestro planeta hace millones de años... Bajemos lentamente la palanca de nuestra Time Machine y paremos en 1994. Maradona era reclamado por el público luego del desastroso 0-5 contra la Colombia del Pibe Valderrama y nosotros todavía no terminábamos de salir del asombro de ver esas bestias rugiendo en la pantalla algunos meses después del estreno de Jurassic Park. En esos tiempos, en los kioskos de diarios y revistas de Argentina, se vio por primera vez la siguiente portada:
Este curiosamente rígido Tyrannosaurus nos
ignoraba mirando hacia otro lado desde aquella
mítica Dinosaurios #1

Hagamos un poco de Paleontología... indaguemos sobre este hallazgo. Llegado este punto les propongo acompañarme a realizar un estudio paleontológico sobre un gran hito de la divulgación paleontólogica. Y sí, lo digo sin ningún problema, la publicación en fascículos "Dinosaurios: Descubre los Gigantes del Mundo Prehistórico", editada por la española Planeta DeAgostini, constituye uno de los momentos mas importantes de la divulgación de la paleontología en el país, solo comparable a otros como Jurassic Park (tema del que ya hemos hablado y no duden de que seguiremos hablando en este blog) o el libro "Dinosaurios de la A a la Z".

Empecemos por contextualizar: durante el principio de los noventas, motivados por una tendencia proveniente de España, los puestos de diarios argentinos se veían rebosantes de publicaciones fasciculadas de las temáticas mas variadas, engatuzándonos con bajos precios iniciales y con artilugios armables por piezas donde "cada número trae una nueva pieza para completar tu tren/avión de guerra/castillo medieval/condensador de flujos/tiranosaurio". Embarcarse en alguna de esas trampas implicaba un viaje casi épico, con un constante aumento de precio y reducción de contenido. Pero Dinosaurios tenía algo distinto. Era muy atrayente, con muy buena información (y con bastante alta fidelidad) y con una calidad divulgativa y pedagógica que la hacían destacar sobre cualquier otra obra del estilo. Planeta DeAgostini se encargó de traducir, editar y, muy pocas veces, modificar una colección inglesa (Dinosaur! Discover the giants of the prehistoric world) patrocinada por el Natural History Museum de Londres y respaldada por un grupo de profesionales (entre los que destacaba como asesor principal el paleontólogo David Norman, el "Dr. Norman, de la Universidad de Cambridge, responde a tus preguntas sobre dinosaurios" de la contratapa). La edición argentina se editó entre 1994 y 1995 y era una copia exacta de la española (e incluso muchos números conservaban el precio en "pesetas"...).

Pensábamos que se
terminaba pronto...
El plan original incluía 52 fascículos que traían las piezas para armar un esqueleto de plastico duro (que brillaba en la oscuridad) de un Tyrannosaurus, sumado a piezas de piel plástica verde (que nos invitaban a pintar a mano, para un mejor acabado, aunque la tarea de ensamblar esas piezas me haya resultado imposible). Luego de esto, la revista era acompañada por un mazo de cartas. Casi llegando al final, donde el protagonismo de los dinosaurios se reducía dejando lugar a otros protagonistas (mamíferos, invertebrados, aves, anfibios, etc...), nos anunciaban la continuación hasta el número 78. Esta vez, los fascículos venían acompañados de las piezas para armar un Triceratops (aunque sin piel). Una segunda edición para Argentina se realizó cerca del año 2000, pero no tengo más datos de la misma.



En España, la publicación continuó por segunda vez, llegando hasta el fásciculo 104, e incluyó además los esqueletos armables de un Pteranodon y un Stegosaurus (quizás esta sea la fuente de aquella extraña pieza triple que formaba la cabeza de un Stego, mezclada en alguno de los tomos...).

Pruebas irrefutables desde España de que la cosa
no se había terminado cuando nos dijeron!
"Datos Clave" contándonos sobre el raro Avaceratops y
el africano Dicraeosaurus.
La estructura de cada fascículo se repetía número a número, con tres fichas iniciales ("Datos Clave") de animales prehistóricos, con la inicial destacada, de tres páginas, y las otras dos de una página cada una. Luego continuaban tres secciones principales ("Dinosaurios Guía"; "Cuaderno de Campo" y "Sigue la huella"
), una lámina ilustrada (protagonizada por la bestia inicial de cada entrega), una imagen "3-D" (para la cuál el primer número nos traía unos simpáticos lentes con forma de tiranosaurio), una doble página de curiosidades con un "Cuestiosaurio", una historieta (dibujada por Mike Dorey, a doble página, donde mediante viñetas nos relataban sucesos históricos de la paleontología, especialmente de dinosaurios), y un glosario alfabético de todos los dinos posibles.

Aquellas raras imágenes 3-D, acompañadas de los tirano lentes!
"Cuaderno de Campo", contándonos sobre Perros Prehistóricos,
e incluyendo un simpático Cerdocyon.
Los temas presentados abarcaban todos los aspectos de la
paleontología. Por ejemplo, este "Sigue la huella" nos ayudaba
a interpretar estratigráficamente un perfil geológico.
La obra se destacaba por su alta calidad gráfica, y su impresionante uso de ilustraciones (la gran mayoría provenientes del banco de ilustraciones del Natural History Museum). Se puede decir que las ilustraciones eran los protagonistas de cada número. Las primeras portadas eran ilustraciones originales, mientras que a partir del sexto número se limitaban a utilizar ampliaciones de alguna imagen interior (principalmente se usaba alguna del dinosaurio "protagonista" de cada número). Otro gran aporte era su amplitud de temáticas: a pesar de promocionarse a través de los dinosaurios, la revista abarcaba todos los ángulos posibles de la paleontología (desde la vida en el Precámbrico hasta las glaciaciones pleistocénicas, pasando por el origen de los pastizales modernos o las megafloras del Carbonífero). Todos los temas tenían lugar en la revista, incluso desde el primer número. Y mostraba una actualización del día a día increíble (por ejemplo, en muchas revistas se mencionaba el caso del Seismosaurus halli, un gran saurópodo diplodocoideo de la Formación Morrison de varias decenas de metros de largo -hoy sinonimizado con Diplodocus longus- el cual se encontraba todavía en tareas de extracción por aquellas épocas) Y por último, a mi parecer su más grande punch divulgativo, la revista acercaba al lector, con mucha naturalidad, a la profesión del paleontólogo: notas mostrando paleontológos como si fueran estrellas de rock, historietas contando hallazgos significativos o históricos, o secciones sobre trabajos en museos del mundo. Nombres como
Edward Cope, Robert Bakker, Richard Owen, John Hatcher o Georges Cuvier se volvieron conocidos para los que leíamos esa revista semana a semana.

Una historieta sobre el descubrimiento de Eoraptor lunensis, en el
Valle de la Luna, San Juan, donde podemos ver a un joven
Ricardo Martínez acompañando a Paul Sereno. 

Esos títulos grandilocuentes, esas ilustraciones efectistas y con un toque de gore, esa multitud de datos curiosos y, sobre todo, esa variada cantidad de datos bien documentados, hicieron de Dinosaurios una de las mejores obras de divulgación paleontológica en Argentina (y en varios lugares de Latinoamérica). Para todo aquel que aún conserve estas revistas, lo invito a revolver cajas y cajones y adentrarse un momento a leer la historia caricaturizada de dos partes sobre "La Guerra de los Huesos", buscar cuanto mide el Yangchuanosaurus, averiguar cual es el dinosaurio con el nombre más largo o buscar aquel dato sobre un paleontólogo que quiso conquistar Albania.

¿Qué están esperando para ir a buscarlas?


...Dinosaurs! Discover the giants of the prehistoric world


Pero esto no se termina acá (por suerte)

La publicación independiente Velociraptors sacó en su primer número una nota sobre estas revistas, que se puede leer online:
http://issuu.com/revistavelociraptors/docs/volumen1

Y para aquel que no las encuentre.... en este blog hay links para descargar la mayoría de las revistas:
http://www.paleodino.blogspot.com.ar/2013/04/dinosaurios-descubre-los-gigantes-del.html

13 comentarios:

  1. Yo creo que tenía hasta el 78, pero tendría que fijarme.
    La verdad que la colección era genial. Desde el punto de vista de la info científica tenía muchas cosas que hoy podría criticar, pero sería injusto de mi parte.
    La recuerdo con cariño. :)

    ResponderEliminar
  2. A mi esta colección me marcó mucho. Y creo que fue sobre todo por su acercamiento a otros temas paleontológicos, no específicamente sobre dinosaurios. Si, obviamente podría tener cosas criticables, pero le reconozco su muy muy alta calidad divulgativa.

    Al menos la primero edición en Argentina llegó hasta el 78, que son los que tengo.

    Por ahora no puedo confirmar que la segunda edición haya terminado en el mismo número.

    ResponderEliminar
  3. Prácticamente puedo decir que gracias a esta revista es que decidí seguir la carrera de Paleontología, y mis recuerdos de lo que viví con estas colecciones son más que fascinantes y me llenan de emoción. En mi caso de la primera edición llegue a tener alguna que otra revista que ni siquiera recuerdo claramente debido a lo pequeño e imprudente que era; y recién en la segunda edición fue que comencé a coleccionarlas hasta llegar al número 103.

    ResponderEliminar
  4. Entonces Arturo confirma que en el país, la segunda edición llegó a traer esos números extras, post-78. Quisiera ver eso!

    ResponderEliminar
  5. Si me hubiese enterado que no eran solo de dinosaurios.... tal vez solo tal vez, me hubiese hecho un tiempito de mi infancia para leerla! jeje. Peque

    ResponderEliminar
  6. Se acuerdan de los comics que tenian de "Un dia en la vida de..."? habia mucha sangre y bichos matandose unos a otros, me re copaban.

    ResponderEliminar
  7. Esos comics eran puro gore! recuerdo con tristeza el "Un día en la vida de Liopleurodon", que narraba la triste lucha de un bebé Liopleurodon hasta volver al mar, cual tortuga marina abandonada por sus padres...

    Y me alegro de la confesión de Peque.

    ResponderEliminar
  8. Un día en la vida de? no era nada violento comparado con "La guerra de los huesos" (basado en una historia real). La ira de los del bando de Cope destruyendo los hallazgos de Marsh y viceversa, el mismo Othniel cagándose de risa en la cara de Cope por su reconstrucción fallida del Elasmosaurus,la cara de choborra(de ahi el Drinker) de Edward ofuscado porque siempre lo seguía de atras a Marsh en cantidad de hallazgos. Eso era violento, como para transformarlo en una pelicula de Tarantino

    ResponderEliminar
  9. Hola
    Yo también fui otro de los que se enganchó con esta colección, lamentablemente por cuestiones económicas (el precio de los números siguientes doblaba al del primer fascículo) y el poco éxito hizo que aca en Ecuador no se vendiera la colección completa (yo creo que pude comprar hasta el 4 número).

    En fin, un montón de recuerdos, y sí a los que fuimos niños en los 90 nos fascinaban los dinosaurios.

    ResponderEliminar
  10. alguein que me ayude.. en uno de estos tomos se incluyo un documental donde un niño se pierde en el museo de londres.. y se ecnuetnra con el fantasma de sir richard owen.. necesito que alguien me de un link o algo referente a eso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te confundís de colección. Al menos en la versión latinoamericana de la colección, no se incluyeron documentales.

      Eliminar
  11. alguien que tenga el link del ultimo tomo... porfa... este es mi e-mail pabloalfredo69@hotmail.com

    ResponderEliminar
  12. hay una forma de conseguir las tapas y contratapas de los 3 ultimos volumenes?¡?¡? 79- 104

    ResponderEliminar